La visita nocturna del Ministro de Transportes a Barajas ha generado una gran polémica, Ábalos se reunió con la Vicepresidenta de Venezuela en una sala VIP del aeropuerto. Delcy Rodríguez forma parte de los 25 jerarcas chavista que tiene prohibido entrar en el espacio Schengen. La prohibición se extiende tanto al territorio como al espacio aéreo.

Cuando la noticia se supo, el equipo de comunicación del Ministerio se apresuró a negarlo, y horas más tarde, se corrigió a sí mismo y se hizo otra versión, que fue posteriormente modificada por una tercera.

La relaciones entre el régimen chavista y el actual Gobierno de España son una constante. El socio del PSOE es Podemos, cuyos altos cargos tuvieron mucho que ver en la propia Venezuela, de hecho se cobraron unas cantidades importantes por trabajos de asesoría. Existe una muy buena relación entre el Expresidente Zapatero y la propia Delcy, ella le ha llegado a llamar “Mi Príncipe”. También está la relación entre Raúl Marodo y ZP cuyo escándalo ha salido en las últimas semanas.

A esta relación, debemos sumar la extraña visita de la encargada de negocios de la Embajada española en Bolivia, junto a cuatro GEOS a la Embajada de Méjico, donde permanecen encerrados antiguos cargos del Gobierno de Evo Morales.

Y, para rematar, añadir a este cóctel la visita casi simultánea de Guaidó a España, donde parte del ejecutivo del Gobierno progresista no lo considera el Presidente de Venezuela, a pesar de haber sido Sánchez el primero en reconocerlo como tal.

La reunión nocturna de la mano derecha del Presidente de España, no solo daña la imagen exterior de nuestro país, sino que acentúa la poderosa influencia de un régimen condenado por violaciones de los derechos humanos en el ejecutivo español.

Daniel León
Socio de Acción Liberal

Compartir en redes:
A %d blogueros les gusta esto: