Elevar el coste laboral en un 30%, a raíz de las dos subidas del SMI, tenia que pasar factura. Ya lo advirtieron muchos, no es lo mismo subir 50€ en la capital, que en un pueblo de Extremadura.

La renta media en Madrid es de 38.000 €, la renta en Zahinos, Ahigal o en la Puebla de Obando es de poco más de 12.000€.

Si a eso le sumamos que muchos sectores del campo se mueven gracias a las subvenciones, el resultado es el aumento en el número de desempleados en el último trimestre del 2019. Extremadura ya era comunidad récord en desempleo, y ahora es la primera en invertir la creación de empleo.

En una supuesta “senda de recuperación” la comunidad extremeña, que presenta la economía más débil, tenia que ser la primera en mostrar los resultados negativos de las nuevas medidas económicas.

Tras los malos datos y los peores presagios para el futuro, Fernández Vara ha pedido reunirse con la Ministra de Trabajo.
A pesar de todo, el Gobierno seguirá aumentando gasto, impuestos, derogando la reforma laboral, etc, … Todas estas medidas conllevarán una contracción de la economía española.

Los empresarios, para crear riqueza, necesitan confianza y seguridad. Las pretensiones del Gobierno progresista no generan ninguna de las dos.
Extremadura ha sido la primera, el eslabón más débil, de seguir en esta senda, más y más Comunidades mostrarán los efectos reales de estas medidas.

Daniel León
Socio de Acción Liberal

Compartir en redes: