Se cumplen más de 2 meses de confinamiento y paralización económica, con el Gobierno de España asumiendo competencias excepcionales, y con un control muy limitado por parte del Poder Legislativo.

Esta situación excepcional, prevista por nuestra Constitución para afrontar graves situaciones de emergencia, facultó al Gobierno a declarar el Estado de Alarma el pasado 14 de marzo, contando para ello con el apoyo unánime de todos los Partidos del arco parlamentario.

A partir de esa fecha, y tras cada una de las prórrogas autorizadas por la mayoría del Congreso, el Gobierno social-comunista ha ido derivando en un creciente abuso de esta habilitación excepcional, creando un peligroso precedente antidemocrático, tal y como han venido denunciando multitud de prestigiosos juristas, además de buena parte de la oposición.

Un reciente informe de la Unión Europea, coincide también en señalar al Gobierno español como el más extremista y autoritario, entre los Ejecutivos europeos, en la aplicación de las medidas de emergencia.

Al margen de los numerosos errores de gestión cometidos por el Ejecutivo, que han situado a nuestro país como líder mundial en el drama de contagios y muertes, desde Acción Liberal queremos denunciar algunos de los abusos cometidos por este Gobierno durante este Estado de Alarma:

1- Se ha gobernado a golpe de Decreto, sin un mínimo intento de consenso con la oposición, y sin atender las propuestas y demandas realizadas por las CCAA para luchar contra la pandemia.

2- Se han dictado más de 200 normas sobre las más variopintas materias, incluidas multitud de modificaciones de otras normas que nada tienen que ver con la emergencia sanitaria.

3- Se han excedido los límites constitucionales del Estado de Alarma, al afectar directamente al ejercicio de derechos fundamentales (circulación, reunión, manifestación, etc), dando lugar a un exagerado número de denuncias y sanciones, muchas de ellas sin amparo legal alguno.

3- De forma chusca y trilera, se ha aprovechado el Estado de Alarma para colar en cada Decreto todo tipo de “pulpos” injustificados: introducir a Pablo Iglesias en el CNI, aprobar toda clase de subvenciones a las asociaciones y televisiones amigas, nombrar a 26 nuevos altos cargos…

4- Se ha vinculado torticeramente la vigencia de las medidas de prevención, e incluso las ayudas económicas a pymes y autónomos, a la continuación del Estado de Alarma, instaurando una especie de chantaje o secuestro de la ciudadanía.

5- Se han realizado multitud de compras de material a proveedores extranjeros, algunos de ellos con solvencia y reputación “sospechosa”, suspendiendo la información obligatoria en el Portal de Transparencia.

6- Mientras la pandemia seguía golpeando vidas y arruinando empresas, el Gobierno ha sometido espuriamente las sucesivas prórrogas a negociación o subasta con los Partidos nacionalistas, como si se tratara de simples sesiones de investidura.

7- Se ha aprovechado el Estado de Alarma para crear un ambiente orwelliano, vigilando y amenazando con sanciones a los medios de comunicación disidentes, así como a los simples usuarios de redes sociales que crean un “clima contrario” al Gobierno.

8- Se ha abusado de los medios de comunicación públicos, para usarlos como herramientas de propaganda, apelando a una falsa unidad necesariamente obediente con el Gobierno, y arremetiendo contra la oposición y las Comunidades autónomas de diferente color político.

9- En el sumun del despotismo, se ha amenazado a la oposición con extender (ilegalmente) la prórroga del Estado de Alarma, por un periodo superior a los 15 días que señala la Constitución.

10- Se ha negado a los familiares de las víctimas toda clase de reconocimiento y homenaje, aunque solo fuera para tratar de compensar el terrible drama de no poder despedirse de sus parientes difuntos.

En definitiva, tras 2 meses de confinamiento, una vez superado lo peor de la pandemia y agotada la situación de emergencia, nos hallamos ante una auténtica “Alarma de Gobierno”, que exige a este Ejecutivo renunciar a una herramienta extraordinaria y temporal, para seguir abusando de su autoridad de manera ilegal e ilegítima. Nos esperan aún muchos meses de lucha contra esta pandemia, y no podemos tolerar estar sujetos a un Estado de Alarma permanente, al albur de un Gobierno con peligrosas tentaciones liberticidas.

En consecuencia, desde Acción Liberal rechazamos rotundamente una nueva prórroga, y exigimos al Gobierno regresar a la vía democrática ordinaria, para seguir luchando contra la pandemia con los instrumentos legales que tiene a su disposición, tal y como han hecho el resto de Gobiernos europeos con un talante más democrático.

De lo contrario, se sentaría un peligroso precedente que pondría en riesgo nuestro Estado de Derecho y la sana división de poderes.

Compartir en redes: