Tras la anunciada invasión de Ucrania por parte de Rusia se han creado dos bloques de opinión en el mundo occidental. Por un lado el bloque Democrático que condena sin fisuras la invasión, propone sanciones, apoya a los mas de dos millones de refugiados e intenta apoyar a Ucrania financiera y con matrial militar. Por otro lado tenemos al bloque Ultra: condena timidamente y no está conforme con las sanciones ni con las ayudas.

Este bloque, al que llamaremos «ultra», incluye a las opciones más radicales del frente político a uno y a otro espectro. Aún a sabiendas de que con esta invasión se incumple la legislación internacional y que se va a crear un drama humanitario y un perjuicio económico, se escudan en varias razones para excusar su posición.

– Acoso por parte de la OTAN. Con esta excusa opinan que la OTAN lleva décadas cercando a Rusia y que esta no ha tenido mas remedio que implicarse. La idea de la supuesta cercanía de misíles nucleares desplegados en Rusia es falsa. No solo porque en la región de Kaliningrado que Rusia posee entre Lituania y Polonia ya existen armas de ese tipo desplegadas. Que muchos países en uso de su soberanía hayan optado por unirse al bloque occidental  no es óbice para justificar esta invasión.

-Razones históricas, que Ucrania haya pertenecido durante siglos a un Imperio Ruso no puede defenderse sin apoyar entonces que España recupere territorios perdidos en anteriores conflictos y así con todas las naciones europeas. La soberanía de Ucrania sobre su territorio y su autonomía debe ser defendida.

– Razones bélicas, dicen que hay otros conflictos en otras partes del globo y que nosotros no estamos actuando en ellas ¿Por qué entonces actuar en Ucrania? Esta región no solo comparte unos lazos muy fuertes con la UE sino que también nos unen  el intenso comercio de materias y la cercanía geográfica. La invasión daña nuestras economías y el drama humano en nuestras puertas nos obliga a ayudar.

– Razones de “armas de destrucción masivas”. Opinan que en Ucrania se estaban desarrollando experimentos  de tipo biológico y que eso justifica el ataque de Putin. No solo esta razón carece de sentido común sino que tampoco podría justificar esta guerra.

Podemos decir que los sectores más ultra de nuestra sociedad, una sociedad libre y democrática, añoran otro tipo de regímenes. Es la única explicación posible para no condenar sin paliativos este drama humano.  Que nuestra sociedad occidental haya cometido errores graves no justifica esta agresión. Rusia se encuentra sumida en una tiránica dictadura que encierra, envenena y asesina a los opositores.

Por otro lado, la feroz resistencia ucraniana está dejando en evidencia las graves carencias del otrora gigante ruso. Problemas tanto en factor humano como material y organizativo. Unidades enteras abandonadas, otras siendo fácil presa de emboscadas, poco apoyo aéreo, etc,,,

El resultado probablemente terminará con una Ucrania destrozada, no sin antes debilitar de manera significativa al estado ruso. El coste de la guerra y el tremendo costo de las sanciones  disparará la deuda rusa y la dependencia de China.

A Europa le queda un largo y duro camino que recorrer pero una sociedad libre tanto social como económicamente terminará prevaleciendo sin duda.

 

DANILOS

Compartir en redes: