La intervención de un policía en la Asamblea de Madrid ha tenido mucho éxito entre los más conservadores del ala liberal de este país. (Si es que pueden existir conservadores que profesen la ideología liberal.)

Lo que este agente ha desgranado durante el tiempo que tuvo de exposición podemos resumirlo en los siguientes puntos:

  • Alertar de un incremento apocalíptico de los crímenes en futuros años debido a la inmigración.
  • Pedir unificación de los mandos superiores de las fuerzas policiales españolas
  • Pedir más poderes a la policía para combatir el crimen: poder usar la violencia preventivamente con más facilidad, que los gobernadores civiles sean criminólogos o gente con mucha experiencia en ese campo.
  • Culpar a los políticos de la facilidad de la inmigración ilegal y alertar de que la inmigración de origen musulmán no se va a integrar.
  • Una idealización de la policía y de la sociedad de los 70 y 80, diciendo que esa policía solucionaba los problemas gracias a tener más autoridad y que eso se ha “democratizado” haciéndole perder efectividad.

Este discurso tan atrayente como antiguo (vaticina una situación terrible para pedir más poder para el estado y así defender a la ciudadanía) ha hecho que me saltaran todas las alarmas.

La primera sorpresa fue la banalización de la funesta época que se vivió en España en los ochenta donde dice que los criminales eran unos “quinquis” y que la policía sin esforzarse los tenía controlados.

Choca frontalmente con los datos: fueron los años del plomo de ETA, en 1980 un muerto cada 60 horas, la tasa de homicidios era el doble que la actual, incluso se contabilizaron varios asesinados por la policía armada en manifestaciones desde 1977 en adelante. Todos los indicadores delictivos estaba disparados.

No entiendo que Este policía quiera volver a ese tipo de “trabajo policial” que tan penoso recuerdo dejó en nuestra historia.

Sobre la unificación de los mandos me parece otro error, la competencia lleva a la eficiencia, que una policía pueda vigilar a otra seguramente reduzca los abusos por parte de la autoridad. La división de poderes cuanto mayor es más garantiza la libertad del ciudadano.

En cuanto a pedir más manga ancha a la policía para que pueda ejercer “violencia preventiva” o que no se la pueda grabar mientras trabaja es también un error. Los poderes públicos deben ser auditados por la ciudadanía cada vez que sea posible. La policía debería usar la violencia solo como último recurso para así minimizar el posible abuso.

Darle al ejecutivo más poder es darle más poder a los políticos que controlan esta fuerza. Todos hemos vivido situaciones de abuso, espionaje y mal uso de las fuerzas policiales del estado. A más poder tengan más abusos habrá.

Culpar a la inmigración de un supuesto aumento de la criminalidad es un error. La criminalidad se produce principalmente por la pobreza, y esto es inherente a todas las culturas, cuanto más pobre más índice de criminalidad. Culpar a unas culturas de delinquir más o menos es obviar esta realidad. Por ejemplo, el 8% de los robos en España los cometen personas procederes de África.

Es la marginalidad la que más afecta a la delincuencia, podemos recordar aquellos rumanos que tan mala fama tuvieron hace 20 años y que ahora han abandonado los primeros puestos de las estadísticas. También podemos recordar que en los años ochenta había más criminalidad que ahora y mucha menos inmigración.

Lo que este agente busca solucionar dándole más poder a la policía se puede solucionar dándole más independencia a los ciudadanos para poder prosperar y salir de la pobreza. Más poder a la policía, más poder para los políticos que la controlan y más gasto público solo enquistará más el problema. Y es que las sociedades no son más seguras por tener más policías, como sucede en los regímenes autoritarios, las sociedades son más seguras cuando no se necesita a la policía.

Más Libertad, menos impuestos y menos gasto público permitirá prosperar más rápidamente a los ciudadanos con menos renta y reducirá la criminalidad. Reduciendo la criminalidad podremos tener menos policía y esto será un acierto.

PD: ¿Qué es lo próximo? ¿Un inspector de Hacienda pidiendo saltarse alguna garantía constitucional para perseguir el blanqueo de dinero?

Danilos.

Compartir en redes: